La cirugía avanzada comprende niveles de actuación más invasivos y complejos que las intervenciones normales de la clínica.

El acceso a zonas y, por lo tanto, la resolución de problemas más complejos, requieren de conocimientos más elevados y de práctica en este tipo de cirugías ya que estos procedimientos presentan mayores riesgos que nos convencionales y, es necesario estar preparado para todo este tipo de actuaciones.

Con la cirugía conseguimos dar acceso a pacientes con problemas óseos o de tejidos blandos a que puedan reponer dientes y tener posibilidad de hacerse tratamientos que, pacientes sin ese tipo de problemas pueden hacerse.

Disponemos de tecnología que permite acceder al hueso sin calentamientos ni roturas, sin dañar tejidos blandos y garantizando no sufrir problemas de hemorragias o destrucciones de nervios que incapacitan al paciente de forma temporal o permanente.